BITÁCORA DE SILENCIOS


Desde pequeña supe que los vacíos que la realidad clava en mi alma se llenarían con poesía: L.M. Panero, Pedro Salinas, García Lorca, Félix Grande, Benedetti, Juan Ramón Jiménez, Baudelaire, Guillén, Pessoa, Sá-Carneiro,... L.E.Aute, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Sabina... ¡Cuánta belleza!, ¡Cuánto espanto!, ¡Cuánto silencio!, ¡Cuántas palabras!

Y desde entonces, todas mis lecturas se han acomodado en esos huecos fríos que la vida había ido horadando y los ha llenado de belleza, espanto, silencios, dolor, ternura… palabras y sensibilidad. Desde casi siempre, he dejado reposar sensaciones, sentimientos de todos los colores, imágenes,… en mis entrañas para después intentar expresarlas con palabras, con la pretensión de comunicar y de hacer sentir emoción. Si consigo que en el interior de los que me lean, tiemble el filamento de una entraña con mis palabras, me doy por satisfecha.

Siempre he buscado la palabra, Licenciada en Filología Hispánica y Filología Portuguesa, las dos lenguas y el gallego me llenan de herramientas que permiten que mi búsqueda sea fructífera y tan heterogénea como los que me precedieron. Mi última aventura en la palabra: traducir del portugués, un descubrimiento con sabor a mar.

Tríptico de mármol (Ed. Huerga y Fierro, 2010) es mi primer libro de poemas en el que reza: LA POESÍA YA NO SÓLO ES BELLEZA, ES RESISTENCIA AL ESPANTO.

Ternura incandescente [Huerga y Fierro 2012]: EL TIEMPO LO-CURA TODO: UNOS AMORES SE TEMPLAN; OTROS, SE CONSIGUEN INCANDESCENTES. Porque el amor es tan contradictorio como la vida.

Tierra con nosotros (Premio poesía 2013, ed. Seleer): La realidad se impone, todos vivimos y bebemos de este tiempo que nos toca. Todos observamos, sentimos y sufrimos por nosotros y por los otros.

Desde la otra orilla (Proyecto Arte Ediciones, 2014), 10 imágenes hermosas acompañan los versos que buscan el renacer en otra orilla, más allá de realidades que asfixian la libertad y la belleza). Un hermoso libro para ser expuesto, más que acomodado en una estantería.

Bitácora de ausiencias (Amargord, 2015), las ausencias marcan el camino vital. La búsqueda de nosotros mismos, de nuestro lugar, de nuestras presencias, son el motor de arranque cada día. Desde los campos de concentración (donde el dolor por los ausentes se ha hecho insoportable pero necesario), visita obligada para ser conscientes del dolor que el ser humano es capaz de causar a sus iguales; hasta el camino de búsqueda de la ternura y la belleza, la palabra dibuja mundos fácilmente reconocibles, crudos y hermosos al mismo tiempo.
Premios:
Premio a la mujer de la cultura de Salamanca (2011), As. Tierno Galván de Santa Marta de Tormes.
Editorial Seleer por el libro: Tierra con nosotros (2013).
Premio Sarmiento de poesía 2015, Valladolid: Por el conjunto de la obra.































lunes, 12 de octubre de 2015

MOTIVOS AJENOS Y RESIDUOS, PRESENTACIÓN

El pasado día 8 tuvo lugar la presentación de los libros Motivos ajenos y Residuos del poeta brasileño Álvaro Alves de Faria que yo he tenido el placer de traducir y que Editorial Linteo ha publicado magistralmente. A continuación el texto de la presentación y alguna de las fotos para el recuerdo. Estuvieron presentes, además, Antonio cColinas y Jorge Fragoso. Con las lecturas de Carmen Prada, Elen Díaz, Mª Ängeles Gutiérrez y Sofía Montero.
Más fotos e información en: http://acpentadrama.blogspot.com.es/2015/10/presentacion-de-ajenos-residuos-de.html

-----------------------------------------


Gracias a Alfredo P. Alencart porque él, a través del Encuentro de poetas iberoamericano, da a conocer a autores que de otra manera sería difícil leer y en mi caso, gracias a ello conocí la poesía de Álvaro Alves de Faría.
Gracias a Antonio Colinas porque confió en este proyecto y lo apoyó para que Linteo lo editara tan magistralmente.

Hace 4 años en esta misma sala escuché poemas como este
Residuos
DESCRIPCIÓN

Las tardes de sol atraviesan las ventanas
y se callan en los ladrillos.
El corazón es un órgano repleto de callos.
La tarde desaparece como llega.
Los ojos son faroles que se apagan poco a poco.
La respiración ya no soporta
arrancar el aire a la oscuridad.
Si no fuera por los nervios crispados,
sería posible
levantar las manos hasta la reja,
para ver la partida de los verdugos.

Y, de repente, nació mi interés por este poeta de cabello blanco que había venido para el Encuentro poético y para, en Coímbra, presentar su obra Resíduos, escrita en 1969 durante el encarcelamiento en Brasil de Álvaro Alves de Faria. Y después de un tiempo, Nela me dejó la poesía completa de Alves y empecé a traducir, algo que había hecho de una manera esporádica, pero que a partir de ese momento se convirtió en una de mis pasiones. Traducir, para mí, es la posibilidad de entrar en el alma de otro poeta, sentir a un ser sensible con una experiencia vital diferente a la mía y, en este caso profundísima, y poder transmitir lo que él ha escrito con la máxima fidelidad y respeto.
Y eso intenté hacer en Residuos o 19 breves poemas escritos en 1969 que relatan la experiencia en prisión con un lenguaje e imágenes que sobrepasan cualquier intento racional de lectura, inyectando en el lector el dolor, sufrimiento, desvanecimiento ante la tortura, falta de realidad y esperanza que el poeta debió sentir en sus prisión, convirtiendo al poema en el único hálito de oxígeno que le permita respirar. Pero también, en Motivos ajenos (1983), donde existe un poeta para el que la poesía es el arma que nos salva de nosotros mismos, de ese instinto de autodestrucción cuando del mundo ya no se espera nada más que hastío y soledad. Es la expresión de la inexpresión de uno mismo, la conciencia que se debate ante la observación del mundo que se derrumba a nuestro alrededor. Es la búsqueda del último aliento antes de desaparecer. Para ello, la poesía es existencia y subsistencia en sí misma y por sí misma; son instantes o, más bien, lo que queda después de un instante, un gesto, un movimiento respiratorio. La ironía, la expresión del absurdo, la carcajada compulsiva que ridiculiza la muerte, la desesperación… forman parte de estos poemas.

SUICIDIO
La dosis de veneno que tomé
con agua mineral con gas
no fue suficiente.
[…] habría sido mejor que hubiera usado el revólver.


Pero Alves no se quedaba aquí, y después de este poeta, o paralelo a este poeta brasileño, existe un poeta portugués más lírico, legendario, romántico, en busca de sus raíces personales y literarias. Un autor al que leo compulsivamente y que en cada lectura me ofrece algo nuevo: ternura, mordacidad, rabia, amor, pasión, llanto, … pero para el que la palabra es el motor y el alma de las cosas y eso, y toda su magia, es la que nos regala.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

UN GRAN MAESTRO

UN GRAN MAESTRO
UNA GRAN PERSONA

Tomando un café antes de empezar

Tomando un café antes de empezar

Presentación de Tríptico de mármol

Presentación de Tríptico de mármol
De camino a la Plaza Mayor

Los últimos consejos antes de entrar

Presentación de Tríptico de Mármol

¡Que buen público!

¡Que buen público!

Fernando Maés tocando Vacunas para la melancolía

Andrés Sudón tocando Palabras de Mármol

Una muy buena gente.

Una muy buena gente.

TODA LA FAMILIA,...