BITÁCORA DE SILENCIOS


Desde pequeña supe que los vacíos que la realidad clava en mi alma se llenarían con poesía y de lecturas que me han hecho como soy. ¡Cuánta belleza!, ¡Cuánto espanto!, ¡Cuánto silencio!, ¡Cuántas palabras!

Y desde entonces, todas mis lecturas se han acomodado en esos huecos fríos que la vida había ido horadando y los ha llenado de belleza, espanto, silencios, dolor, ternura… palabras y sensibilidad. Desde casi siempre, he dejado reposar sensaciones, sentimientos de todos los colores, imágenes,… en mis entrañas para después intentar expresarlas con palabras, con la pretensión de comunicar y de hacer sentir emoción. Si consigo que en el interior de los que me lean, tiemble el filamento de una entraña con mis palabras, me doy por satisfecha. Si a través de la poesía, la realidad aparece sin distorsión y conseguimos abrir los ojos de los que nos escuchan, crear la duda ante lo aprendido y aceptado por costumbre, dar otra visión posible, otra valoración a la vida, convertirnos en más solidarios, más sensibles, más HUMANOS, no hay nada perdido.

Siempre he buscado la palabra, Licenciada en Filología Hispánica y Filología Portuguesa, las dos lenguas y el gallego me llenan de herramientas que permiten que mi búsqueda sea fructífera y tan heterogénea como los que me precedieron. Mi última aventura en la palabra: traducir del portugués, un descubrimiento con sabor a mar.

Tríptico de mármol (Ed. Huerga y Fierro, 2010) es mi primer libro de poemas en el que reza: LA POESÍA YA NO SÓLO ES BELLEZA, ES RESISTENCIA AL ESPANTO.

Ternura incandescente [Huerga y Fierro 2012]: EL TIEMPO LO-CURA TODO: UNOS AMORES SE TEMPLAN; OTROS, SE CONSIGUEN INCANDESCENTES. Porque el amor es tan contradictorio como la vida.

Tierra con nosotros (Premio poesía 2013, ed. Seleer): La realidad se impone, todos vivimos y bebemos de este tiempo que nos toca. Todos observamos, sentimos y sufrimos por nosotros y por los otros. Tenemos que ver para poder cambiar el mundo que nos desagrada.

Desde la otra orilla (Proyecto Arte Ediciones, 2014), 10 imágenes hermosas acompañan los versos que buscan el renacer en otra orilla, más allá de realidades que asfixian la libertad y la belleza). Un hermoso libro para ser expuesto, más que acomodado en una estantería.

Bitácora de ausiencias (Amargord, 2015), las ausencias marcan el camino vital. La búsqueda de nosotros mismos, de nuestro lugar, de nuestras presencias, son el motor de arranque cada día. Desde los campos de concentración (donde el dolor por los ausentes se ha hecho insoportable pero necesario), visita obligada para ser conscientes del dolor que el ser humano es capaz de causar a sus iguales; hasta el camino de búsqueda de la ternura y la belleza, la palabra dibuja mundos fácilmente reconocibles, crudos y hermosos al mismo tiempo.

Aprehenderse (Amargord, 2017) Un libro hecho mano a mano con el artista gráfico Juan Sebastián González en el que pintura y poesía se funden en una sola voz. Una experiencia cargada de luz, magia y, cómo no, compromiso con el arte y la vida.

Con dos almas por palabra (LF ediciones, 2017): escrito a dos manos junto con el poeta brasileiro Álvaro Álves de Faria. Fue publicado en Sao Paulo con el título De maos dadas y en España su publicación tiene un fin solidario: los beneficios de la edición irán a parar a la Asociación SBQ humanismo pequeñito que dirige Luis Felipe Comendador. Poemas que unen a dos almas de ambos lado del océano y construyen sus palabras en un juego de complicidad.

Premios:
"Aintzinako Bihotz", Corazón Arcaico (Voces del Extremo, 2018)
Premio Sarmiento de poesía 2015, Valladolid: Por el conjunto de la obra.
Editorial Seleer por el libro: Tierra con nosotros (2013).
Premio a la mujer de la cultura de Salamanca (2011), As. Tierno Galván de Santa Marta de Tormes.









lunes, 8 de octubre de 2018

Gotemburgo, una ciudad para descubrir de manos de Julio Blanco


“Saluda de mi parte a toda la gente buena de Salamanca, a la que no sea buena…ni agua”. Con esta frase nos despedimos Julio Blanco y yo después de recorrer la ciudad de Gotemburgo durante dos días y medio juntos a ritmo de reflexiones, historias personales y socio-políticas, recuerdos, vivencias, proyectos,… Un regalo impagable que me ha hecho este leonés emigrante en Argentina durante 14 años y en Gotemburgo desde hace 40. Hombre inquieto, reflexivo, buen conversador y culto que preside la Asociación de Jubilados españoles de Gotemburgo y que está metido en un sinfín de proyectos para apoyar la enseñanza de español en Suecia, la acogida a españoles emigrantes en Gotemburgo, la expansión de nuestra cultura en la ciudad,… y que hace posible que se publique semestralmente una revista como El Timonel, de gran calidad y respeto por todo lo referente a la cultura hispana, que da muestra del trabajo que se lleva a cabo con todo lo relacionado con nuestro idioma, nuestro mundo, política,…


Conocer una ciudad acompañada de un ser humano tan inquieto, tan concienciado con el mundo y las necesidades de los seres humanos, tan observador y reflexivo, ha sido mucho más que conocer un punto geográfico en el mapa. Compartir tiempo con las personas que lo rodean, demuestra que sí, que cuando una persona cree que lo importante no es el yo sino el nosotros y es un ser humano generoso, las personas que están cerca se contagian sin ningún tipo de reparos y, al final, ese pequeño mundo se convierte en un refugio de amistad para todos.
Y las ciudades se hacen de estos seres humanos que rompen silencios y soledades e intentan unir en un proyecto común a todos aquellos que podrían sentirse perdidos por estar tan lejos de sus lugares de origen, de su idioma, de sus recuerdos primeros. Y sentirse acogidos por personas que saben qué significa emigrar, qué significa vivir en otro lugar sabiendo que el regreso no es una posibilidad, qué significa aceptar esa vida más allá de los suyos y convertir ese otro mundo en un mundo propio es un regalo y un vínculo imprescindible para todos los que, ahora mismo, conviven en esta ciudad Sueca tan hermosa y tranquila, pero tan diferente a otras ciudades que llevamos en el corazón.
He caminado por todas las calles, por muchas de las personas que las habitan, por muchos recuerdos, por tantas sonrisas que parece que haya estado aquí un mes y sólo han sido escasamente 3 días.
Espero, emocionada y agradecida, que Julio consiga completar ese nuevo proyecto que están iniciando de consolidar la Asociación de Cultura y Lengua Española (ACLE), ese proyecto de tener un pequeño programa de radio durante 2 horas a la semana con contenido hispano, y todos y cada uno de los proyectos que rondan por su mente para facilitar la vida a los emigrantes en esta ciudad y dar a conocer nuestra cultura.

No puedo olvidarme de Pilar, una puertorriqueña que se ha pasado media vida viviendo en diferentes países y que ahora es la representante del consulado español en Gotemburgo, una mujer vitalista, expresiva, comprometida y, también, tremendamente generosa que comparte amistad y proyectos con Julio y que no duda, también, en dedicar todo su tiempo a hacer más fácil la vida a cada uno de los hispanohablantes y dar a conocer la cultura a los Suecos.
Si tuviera que escribir todo lo que he aprendido de Suecia y de la emigración estos días, podría escribir casi un libro. Me quedo con toda la riqueza de espíritu que me han regalado, con la generosidad, la espontaneidad, los abrazos, la acogida desde el inicio haciéndome sentir como en casa,… ¿qué más puedo pedir?: una ciudad austeramente hermosa que transmite paz en cada rincón, personas amables y educadas que te explican todo con una paciencia infinita y una familia de españoles e hispanoamericanos que te acogen como en tu propia casa y no dudan en invitarte a su hogar en el próximo viaje. Qué bonito encontrar a gente así en el mundo, qué emocionante poder vivir esta experiencia aquí y ahora, en un lugar en el que se supone que el frío
clima marca a sus habitantes. Cuánto que aprender y recordar.
Gracias Julio por todo lo que me has enseñado y por cómo me lo has enseñando. Qué necesarias son las personas como tú.
Montserrat Villar González
6 de octubre de 2018, 10hs de la noche, Gotemburgo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

UN GRAN MAESTRO

UN GRAN MAESTRO
UNA GRAN PERSONA

Tomando un café antes de empezar

Tomando un café antes de empezar

Presentación de Tríptico de mármol

Presentación de Tríptico de mármol
De camino a la Plaza Mayor

Los últimos consejos antes de entrar

Presentación de Tríptico de Mármol

¡Que buen público!

¡Que buen público!

Fernando Maés tocando Vacunas para la melancolía

Andrés Sudón tocando Palabras de Mármol

Una muy buena gente.

Una muy buena gente.

TODA LA FAMILIA,...