BITÁCORA DE SILENCIOS


Desde pequeña supe que los vacíos que la realidad clava en mi alma se llenarían con poesía: L.M. Panero, Pedro Salinas, García Lorca, Félix Grande, Benedetti, Juan Ramón Jiménez, Baudelaire, Guillén, Pessoa, Sá-Carneiro,... L.E.Aute, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Sabina... ¡Cuánta belleza!, ¡Cuánto espanto!, ¡Cuánto silencio!, ¡Cuántas palabras!

Y desde entonces, todas mis lecturas se han acomodado en esos huecos fríos que la vida había ido horadando y los ha llenado de belleza, espanto, silencios, dolor, ternura… palabras y sensibilidad. Desde casi siempre, he dejado reposar sensaciones, sentimientos de todos los colores, imágenes,… en mis entrañas para después intentar expresarlas con palabras, con la pretensión de comunicar y de hacer sentir emoción. Si consigo que en el interior de los que me lean, tiemble el filamento de una entraña con mis palabras, me doy por satisfecha.

Siempre he buscado la palabra, Licenciada en Filología Hispánica y Filología Portuguesa, las dos lenguas y el gallego me llenan de herramientas que permiten que mi búsqueda sea fructífera y tan heterogénea como los que me precedieron. Mi última aventura en la palabra: traducir del portugués, un descubrimiento con sabor a mar.

Tríptico de mármol (Ed. Huerga y Fierro, 2010) es mi primer libro de poemas en el que reza: LA POESÍA YA NO SÓLO ES BELLEZA, ES RESISTENCIA AL ESPANTO.

Ternura incandescente [Huerga y Fierro 2012]: EL TIEMPO LO-CURA TODO: UNOS AMORES SE TEMPLAN; OTROS, SE CONSIGUEN INCANDESCENTES. Porque el amor es tan contradictorio como la vida.

Tierra con nosotros (Premio poesía 2013, ed. Seleer): La realidad se impone, todos vivimos y bebemos de este tiempo que nos toca. Todos observamos, sentimos y sufrimos por nosotros y por los otros.

Desde la otra orilla (Proyecto Arte Ediciones, 2014), 10 imágenes hermosas acompañan los versos que buscan el renacer en otra orilla, más allá de realidades que asfixian la libertad y la belleza). Un hermoso libro para ser expuesto, más que acomodado en una estantería.

Bitácora de ausiencias (Amargord, 2015), las ausencias marcan el camino vital. La búsqueda de nosotros mismos, de nuestro lugar, de nuestras presencias, son el motor de arranque cada día. Desde los campos de concentración (donde el dolor por los ausentes se ha hecho insoportable pero necesario), visita obligada para ser conscientes del dolor que el ser humano es capaz de causar a sus iguales; hasta el camino de búsqueda de la ternura y la belleza, la palabra dibuja mundos fácilmente reconocibles, crudos y hermosos al mismo tiempo.
Premios:
Premio a la mujer de la cultura de Salamanca (2011), As. Tierno Galván de Santa Marta de Tormes.
Editorial Seleer por el libro: Tierra con nosotros (2013).
Premio Sarmiento de poesía 2015, Valladolid: Por el conjunto de la obra.































martes, 31 de diciembre de 2013

LA POESÍA SIGUE SIN DAR MIEDO.


Porque todo es una pequeña gran mentira, una bola tan redonda o escarpada como se quiera; un queso que algunos ratones disfrutan y otros esperan recibir en la supuesta Cesta de Navidad que ya no se lleva en la mayoría de las empresas (por la crisis, dicen), pero que los grandes ejecutivos se han adjudicado convertida en dinero que se esconde en sobres poco transparentes.
Porque todo es una patraña que de manera cíclica nos explota en las narices y que nosotros, poniendo cara de póker, intentamos asumir, vomitar, publicar, esconder, considerar o ignorar, según el color desde donde lo miremos, la rabia, la hipocresía, la generosidad, la frustración, la bondad,… que nos anime  y las armas que tengamos a nuestro alcance.
Porque Celaya escribió para momentos como este, su hermoso poema “La poesía es un arma cargada de futuro” y podemos aprehenderlo en nuestra humilde alma de poetas y, sintiéndonos tan diminutos como una nanopartícula, pensamos sinceramente en que la palabra salva y la poesía traduce simbólicamente aquello que se nos clava y no podemos asumir así, simplemente, como cualquier gesto rutinario.
Porque vivimos a golpes, porque apenas si nos dejan 
decir que somos quien somos, 
nuestros cantares no pueden ser sin pecado un adorno. 
Estamos tocando el fondo.
[…]
Y la sonrisa se nos congela en la cara, y la belleza se nos deshace entre las manos, y la esperanza se ha quedado encerrada en un pozo tapiado en el que ya no se refleja ni el eco de la voz.
Porque creemos que escribir poesía es un acto de honestidad con nosotros mismos y con el mundo que nos rodea. Porque compartir lo más sincero de nosotros es un acto de fe en la grandeza del ser humano, porque todos necesitamos abrazos y belleza para sostenernos y, por eso, consideramos y gritamos que las palabras:
Son lo más necesario: lo que no tiene nombre. 
Son gritos en el cielo, y en la tierra son actos.
POR TODO ELLO, LA POESÍA NO DA MIEDO, DA OXÍGENO.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UN GRAN MAESTRO

UN GRAN MAESTRO
UNA GRAN PERSONA

Tomando un café antes de empezar

Tomando un café antes de empezar

Presentación de Tríptico de mármol

Presentación de Tríptico de mármol
De camino a la Plaza Mayor

Los últimos consejos antes de entrar

Presentación de Tríptico de Mármol

¡Que buen público!

¡Que buen público!

Fernando Maés tocando Vacunas para la melancolía

Andrés Sudón tocando Palabras de Mármol

Una muy buena gente.

Una muy buena gente.

TODA LA FAMILIA,...