BITÁCORA DE SILENCIOS


Desde pequeña supe que los vacíos que la realidad clava en mi alma se llenarían con poesía: L.M. Panero, Pedro Salinas, García Lorca, Félix Grande, Benedetti, Juan Ramón Jiménez, Baudelaire, Guillén, Pessoa, Sá-Carneiro,... L.E.Aute, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Sabina... ¡Cuánta belleza!, ¡Cuánto espanto!, ¡Cuánto silencio!, ¡Cuántas palabras!

Y desde entonces, todas mis lecturas se han acomodado en esos huecos fríos que la vida había ido horadando y los ha llenado de belleza, espanto, silencios, dolor, ternura… palabras y sensibilidad. Desde casi siempre, he dejado reposar sensaciones, sentimientos de todos los colores, imágenes,… en mis entrañas para después intentar expresarlas con palabras, con la pretensión de comunicar y de hacer sentir emoción. Si consigo que en el interior de los que me lean, tiemble el filamento de una entraña con mis palabras, me doy por satisfecha.

Siempre he buscado la palabra, Licenciada en Filología Hispánica y Filología Portuguesa, las dos lenguas y el gallego me llenan de herramientas que permiten que mi búsqueda sea fructífera y tan heterogénea como los que me precedieron. Mi última aventura en la palabra: traducir del portugués, un descubrimiento con sabor a mar.

Tríptico de mármol (Ed. Huerga y Fierro, 2010) es mi primer libro de poemas en el que reza: LA POESÍA YA NO SÓLO ES BELLEZA, ES RESISTENCIA AL ESPANTO.

Ternura incandescente [Huerga y Fierro 2012]: EL TIEMPO LO-CURA TODO: UNOS AMORES SE TEMPLAN; OTROS, SE CONSIGUEN INCANDESCENTES. Porque el amor es tan contradictorio como la vida.

Tierra con nosotros (Premio poesía 2013, ed. Seleer): La realidad se impone, todos vivimos y bebemos de este tiempo que nos toca. Todos observamos, sentimos y sufrimos por nosotros y por los otros.

Desde la otra orilla (Proyecto Arte Ediciones, 2014), 10 imágenes hermosas acompañan los versos que buscan el renacer en otra orilla, más allá de realidades que asfixian la libertad y la belleza). Un hermoso libro para ser expuesto, más que acomodado en una estantería.

Bitácora de ausiencias (Amargord, 2015), las ausencias marcan el camino vital. La búsqueda de nosotros mismos, de nuestro lugar, de nuestras presencias, son el motor de arranque cada día. Desde los campos de concentración (donde el dolor por los ausentes se ha hecho insoportable pero necesario), visita obligada para ser conscientes del dolor que el ser humano es capaz de causar a sus iguales; hasta el camino de búsqueda de la ternura y la belleza, la palabra dibuja mundos fácilmente reconocibles, crudos y hermosos al mismo tiempo.
Premios:
Premio a la mujer de la cultura de Salamanca (2011), As. Tierno Galván de Santa Marta de Tormes.
Editorial Seleer por el libro: Tierra con nosotros (2013).
Premio Sarmiento de poesía 2015, Valladolid: Por el conjunto de la obra.































domingo, 2 de diciembre de 2012

UN CONTO EN VARIAS ENTREGAS


ALGUNA VEZ ESCRIBÍ EN GALLEGO. ESTE CUENTO EN VARIAS ENTREGAS ES UN EJEMPLO. 1ª ENTREGA


No camiño de Santiago: 8 de agosto de  dois mil e tal
Querida Maruxa:
Non che sei, a verdade é que non che sei qué me está pasando. O certo é que teño unha extraña sensación fai tres días e quizá teño medo de desaparacer como neboa  da mañá algún destes días que me quedan para rematar o camiño, e por si acaso vou procurar que quede algo de min e que saibas o que aconteceu se non volto.

Partín, coma tu ben sabes, xa que me trouxeches ate o inicio desta peregrinación, fai tres días desde O Cebreiro, bo lugar por certo. ¡Que frío facía!. Cando foi a hora de marchar, abrazámonos no que parecía calquera aperta de calquera día, nos que eu saio da casa para estar fora unha seman. Tu non te decataches, a costume sempre é mala para todo, e o noso está, fai un ano, feito de costumes; pero eu desexei por uns instantes que nunca se acabara esa aperta. Sentín como unha náusea se achegaba á miña gorxa. Non era unha náusea exactamente, esto pódeche parecer moi forte. Era coma si todo o tempo da nosa relación viñera aconchegarse nese abrazo. O certo é que faguía tempo que non sentía algo tan forte por ti. Non desexaba separarme, e nese instante arrepentinme de ter decidido faguer esta viaxe. Mas as promesas, aínda que segredas, son promesas, e eu fixen unha e teño que cumplila.
Vin saír o automóvele por a estreita estrada, e comecei a camiñar, vagarosamente, casi con preguiza, pensando no nó que penduraba da miña garganta. Nese momento pensei que era a angustia por ter que camiñar só durante 6 ou 7 días, aínda por riba téndome esquecido dos Walk-man na casa, así que nin levaba a compañía da miña música. Digo miña porque sei que eso nunca o compartimos, temos gustos moi distintos en moitas cousas, mas na música son irreconciliables.                                                               
Esa mañá foi levantando a brétema e comezou a saír o sol, eu ía entreténdome con as formas das pedras e das árbores do camiño. Por diante de min vía xente en grupos pequenos que se alonxaban e acercaban según o momento. Por tras viña unha muller que formaba parte doutro grupo pero que camiñaba mais rápido co resto.

Era novo para min, así que decidín concentrarme nos sinais que indicaban que íamos por boa dirección e para non enfastiarme nin pensar demasiado, tentaba entender a conversa dos que me adiantaban e non ian moi lonxe e imaxinar as súas vidas e razóns para vir facer o camiño.
Estiven camiñando por tras duns portugueses durante unha hora, tentando descifrar a sua conversa, xá sabes que me gusta moito o portugués, pero como falan tan baixiño non conseguía imaxinar as súas vidas.
Tentei apresurarme para alcanzalos e falar con eles, pero os portugueses son moi reservados, así que despois de falar media hora sobre o bo que estaba o tempo, a neboa da manhá, etc, etc, decidín poñer a disculpa de descansar e botei terra de por medio. Nese momento decateime do que pesaba a mochila. A verdade e que entre escoitar conversas alleas e tentar facer amizade, eran as doce da mañá e o calor comezaba a facer suar as costas e os pés, o que non era moi cómodo.  Baixei a mochila das costas e sentín un alivio moi agradable. Tamén tiña esquecido outra cousa: fumar; e eso que non tiña que ver coa promesa a Santiago, pero a verdade é que nin me lembrara deso ate agora. Saquei entón un dos meus pitos Bisonte, para homes fortes, e respirei o seu fume, ou a súa merda,... pero merda que mata non engorda ¿non si?

[...] CONTINUARÁ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

UN GRAN MAESTRO

UN GRAN MAESTRO
UNA GRAN PERSONA

Tomando un café antes de empezar

Tomando un café antes de empezar

Presentación de Tríptico de mármol

Presentación de Tríptico de mármol
De camino a la Plaza Mayor

Los últimos consejos antes de entrar

Presentación de Tríptico de Mármol

¡Que buen público!

¡Que buen público!

Fernando Maés tocando Vacunas para la melancolía

Andrés Sudón tocando Palabras de Mármol

Una muy buena gente.

Una muy buena gente.

TODA LA FAMILIA,...