BITÁCORA DE SILENCIOS


Desde pequeña supe que los vacíos que la realidad clava en mi alma se llenarían con poesía: L.M. Panero, Pedro Salinas, García Lorca, Félix Grande, Benedetti, Juan Ramón Jiménez, Baudelaire, Guillén, Pessoa, Sá-Carneiro,... L.E.Aute, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Sabina... ¡Cuánta belleza!, ¡Cuánto espanto!, ¡Cuánto silencio!, ¡Cuántas palabras!

Y desde entonces, todas mis lecturas se han acomodado en esos huecos fríos que la vida había ido horadando y los ha llenado de belleza, espanto, silencios, dolor, ternura… palabras y sensibilidad. Desde casi siempre, he dejado reposar sensaciones, sentimientos de todos los colores, imágenes,… en mis entrañas para después intentar expresarlas con palabras, con la pretensión de comunicar y de hacer sentir emoción. Si consigo que en el interior de los que me lean, tiemble el filamento de una entraña con mis palabras, me doy por satisfecha.

Siempre he buscado la palabra, Licenciada en Filología Hispánica y Filología Portuguesa, las dos lenguas y el gallego me llenan de herramientas que permiten que mi búsqueda sea fructífera y tan heterogénea como los que me precedieron. Mi última aventura en la palabra: traducir del portugués, un descubrimiento con sabor a mar.

Tríptico de mármol (Ed. Huerga y Fierro, 2010) es mi primer libro de poemas en el que reza: LA POESÍA YA NO SÓLO ES BELLEZA, ES RESISTENCIA AL ESPANTO.

Ternura incandescente [Huerga y Fierro 2012]: EL TIEMPO LO-CURA TODO: UNOS AMORES SE TEMPLAN; OTROS, SE CONSIGUEN INCANDESCENTES. Porque el amor es tan contradictorio como la vida.

Tierra con nosotros (Premio poesía 2013, ed. Seleer): La realidad se impone, todos vivimos y bebemos de este tiempo que nos toca. Todos observamos, sentimos y sufrimos por nosotros y por los otros.

Desde la otra orilla (Proyecto Arte Ediciones, 2014), 10 imágenes hermosas acompañan los versos que buscan el renacer en otra orilla, más allá de realidades que asfixian la libertad y la belleza). Un hermoso libro para ser expuesto, más que acomodado en una estantería.

Bitácora de ausiencias (Amargord, 2015), las ausencias marcan el camino vital. La búsqueda de nosotros mismos, de nuestro lugar, de nuestras presencias, son el motor de arranque cada día. Desde los campos de concentración (donde el dolor por los ausentes se ha hecho insoportable pero necesario), visita obligada para ser conscientes del dolor que el ser humano es capaz de causar a sus iguales; hasta el camino de búsqueda de la ternura y la belleza, la palabra dibuja mundos fácilmente reconocibles, crudos y hermosos al mismo tiempo.
Premios:
Premio a la mujer de la cultura de Salamanca (2011), As. Tierno Galván de Santa Marta de Tormes.
Editorial Seleer por el libro: Tierra con nosotros (2013).
Premio Sarmiento de poesía 2015, Valladolid: Por el conjunto de la obra.































domingo, 10 de enero de 2016

UN MINUTO DE TERNURA, Coordina: Uberto Stabile



Este es mi minuto de ternura en este maravilloso libro en el que se han incluido textos de más de 100 autores.. Gracias, Uberto Stabile, por regalrnos tanta belleza.

DE LA TERNURA A LA MAGIA [EN VARSOVIA]
      Esta bien podría ser la historia de una oculta princesita de no más de 6 años, que, junto a uno de sus vasallos que simula ser su padre, recorre las calles de la ciudad en la que reinará algún día para ver la reacción de sus habitantes ante la música. Así  una pareja de “padre e hija” se coloca en una transitada plaza a una hora en la que aparece dicho lugar bastante concurrido. Allí comienzan a tocar el violín, al inicio los dos a la vez  y cuando la gente empieza a arremolinarse a su alrededor para admirar tal destreza de ambos, es la niña la que, ya sola, continúa, dejando a todos más que boquiabiertos. El hombre que la acompaña la mira con verdadero encandilamiento, mientras la gente que allí está no deja de exclamar la sorpresa ante la música que sale de un pequeño violín que una niña rubita y vestida de rosa, acaricia sin esfuerzo y con desparpajo.
      Podría ser, como he dicho, la historia de una princesa que hace magia con su violín y un niño, pobretón, desarrapado, que con un viejo acordeón al hombro camina a su casa después de haber conseguido unas exiguas monedas tocando para los turistas como cada día de su vida. Un niño que se cuela entre la gente que hace corro alrededor de la princesita y que con cara de admiración no deja de decir “es increíble, es increíble, qué maravilla”. Un niño que, a pesar de no saber qué le deparará el día y si conseguirá ganar alguna moneda más para llevar a su casa y poder comprar comida para él y su familia, rasca en el vaso que cuelga de su, también pequeño, acordeón y le deja caer sus pocas monedas en la funda del violín de la princesita, demostrando con su mirada la admiración que por ella siente en ese momento.
      Si fuera un cuento medieval quizás la niña besara al muchacho y, agradeciéndole su generosidad, lo convirtiera en príncipe de ese hermoso reino.
      Quizás podría ser ese el final, pero en ese caso, yo no lo habría presenciado, lo podría haber leído como tú estás haciendo en este mismo momento, pero no hubiera llorado el resto del día y no hubiera deseado encontrarme a ese niño en cada esquina para regalarle millones de abrazos y besos por su gesto.
      Lo cierto, es que es una historia real: una niña bien vestida, como de seis años, acompañada de su padre toca magistralmente el violín, mientras la gente asombrada le deja caer monedas y billetes en la funda. El niño es real como el del cuento y su actitud es lo más tierno que he vivido, no sólo en esa hermosa ciudad: Varsovia;  de ese increíble país: Polonia, si no en mi vida. La magia como ya sólo se puede ver, leer, imaginar en los cuentos de hadas, consiguió que un escalofrío a modo de relámpago recorriera todo mi cuerpo y que mis ojos llovieran lágrimas cargadas de agradecimiento por la generosidad y ternura que habían presenciado.
      Ah, y no sucedió en la Varsovia medieval, fue en un inexplicable caluroso abril de 2014. Aunque en Polonia, creo que la magia es posible en cualquier esquina.

Montserrat Villar, Varsovia, 2014

No hay comentarios:

Publicar un comentario

UN GRAN MAESTRO

UN GRAN MAESTRO
UNA GRAN PERSONA

Tomando un café antes de empezar

Tomando un café antes de empezar

Presentación de Tríptico de mármol

Presentación de Tríptico de mármol
De camino a la Plaza Mayor

Los últimos consejos antes de entrar

Presentación de Tríptico de Mármol

¡Que buen público!

¡Que buen público!

Fernando Maés tocando Vacunas para la melancolía

Andrés Sudón tocando Palabras de Mármol

Una muy buena gente.

Una muy buena gente.

TODA LA FAMILIA,...