BITÁCORA DE SILENCIOS


Desde pequeña supe que los vacíos que la realidad clava en mi alma se llenarían con poesía: L.M. Panero, Pedro Salinas, García Lorca, Félix Grande, Benedetti, Juan Ramón Jiménez, Baudelaire, Guillén, Pessoa, Sá-Carneiro,... L.E.Aute, Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Sabina... ¡Cuánta belleza!, ¡Cuánto espanto!, ¡Cuánto silencio!, ¡Cuántas palabras!

Y desde entonces, todas mis lecturas se han acomodado en esos huecos fríos que la vida había ido horadando y los ha llenado de belleza, espanto, silencios, dolor, ternura… palabras y sensibilidad. Desde casi siempre, he dejado reposar sensaciones, sentimientos de todos los colores, imágenes,… en mis entrañas para después intentar expresarlas con palabras, con la pretensión de comunicar y de hacer sentir emoción. Si consigo que en el interior de los que me lean, tiemble el filamento de una entraña con mis palabras, me doy por satisfecha.

Siempre he buscado la palabra, Licenciada en Filología Hispánica y Filología Portuguesa, las dos lenguas y el gallego me llenan de herramientas que permiten que mi búsqueda sea fructífera y tan heterogénea como los que me precedieron. Mi última aventura en la palabra: traducir del portugués, un descubrimiento con sabor a mar.

Tríptico de mármol (Ed. Huerga y Fierro, 2010) es mi primer libro de poemas en el que reza: LA POESÍA YA NO SÓLO ES BELLEZA, ES RESISTENCIA AL ESPANTO.

Ternura incandescente [Huerga y Fierro 2012]: EL TIEMPO LO-CURA TODO: UNOS AMORES SE TEMPLAN; OTROS, SE CONSIGUEN INCANDESCENTES. Porque el amor es tan contradictorio como la vida.

Tierra con nosotros (Premio poesía 2013, ed. Seleer): La realidad se impone, todos vivimos y bebemos de este tiempo que nos toca. Todos observamos, sentimos y sufrimos por nosotros y por los otros.

Desde la otra orilla (Proyecto Arte Ediciones, 2014), 10 imágenes hermosas acompañan los versos que buscan el renacer en otra orilla, más allá de realidades que asfixian la libertad y la belleza). Un hermoso libro para ser expuesto, más que acomodado en una estantería.

Bitácora de ausiencias (Amargord, 2015), las ausencias marcan el camino vital. La búsqueda de nosotros mismos, de nuestro lugar, de nuestras presencias, son el motor de arranque cada día. Desde los campos de concentración (donde el dolor por los ausentes se ha hecho insoportable pero necesario), visita obligada para ser conscientes del dolor que el ser humano es capaz de causar a sus iguales; hasta el camino de búsqueda de la ternura y la belleza, la palabra dibuja mundos fácilmente reconocibles, crudos y hermosos al mismo tiempo.
Premios:
Premio a la mujer de la cultura de Salamanca (2011), As. Tierno Galván de Santa Marta de Tormes.
Editorial Seleer por el libro: Tierra con nosotros (2013).
Premio Sarmiento de poesía 2015, Valladolid: Por el conjunto de la obra.































miércoles, 30 de abril de 2014

POLONIA, BELLEZA Y DOLOR COMO LOS DE UN POEMA.

He tenido la suerte, por motivos de trabajo, de haber viajado a Polonia, aunque ese viaje se convirtió, al final, en una experiencia inolvidable y en la posibilidad de recitar mis poemas en la Biblioteca del Instituto Cervantes en Cracovia.
En este pequeño periplo a ese país desconocido, visitamos (mi marido y yo) en primer lugar, Varsovia y pudimos ver cómo una ciudad resurge de sus cenizas; imagen literal a partir de la 2ª Guerra Mundial. Ciudad que siempre ha sido deseada y destruida por todas las potencias limítrofes de Europa Central y por lo que ha sido destruida innumerables veces. Unos habitantes que, a pesar de su belicosa historia, y sus  heridas más recientes está lleno de gente dispuesta a olvidar, renacer y vivir el presente y el futuro con optimismo y amabilidad: “Los que crearon los campos de concentración nada tienen que ver con los alemanes de ahora”, esa era la frase que nos repetían y que muchos de nosotros deberíamos asumir en nuestra propia historia para cerrar heridas y seguir hacia adelante sin tanto rencor avivado en estos últimos años.
En Varsovia viví uno de los instantes más especiales y bellos a través de la admirada mirada de un niño (con un viejo acordeón a la espalda y un vaso para pedir monedas) que observaba ensimismado a un padre que, con su hija de 5 o 6 años, tocaban el violín. Una niña increíble en su destreza, pero un niño mucho más increíble en la mirada y expresión de la cara mientras escuchaba a la niña. La magia estaba asegurada y el llanto brotó de mis ojos, cuando el niño sacó de su vaso unas pocas monedas y se las dejó a la niña en su hermosa funda de violín. ¡Cuánta generosidad en ese niño!
La segunda parada fue en Cracovia, una ciudad de cuento de hadas, hermosa en cada rincón, cuya belleza la salvó de la destrucción durante la Gran Guerra. Allí entablé contacto con Virtudes de la Riva, una andaluza que lleva su alegría a la Biblioteca del Instituto Cervantes. Tarde para el recuerdo y para seguir en contacto con aquellos que se acercaron a oír mis poemas y a los que espero seguir conociendo.
Nuestra última visita: Auschwitz y Birkenau. Era una visita moralmente obligada, en homenaje a todos los que allí y en otros lugares similares, injusta y cruelmente murieron. Íbamos aleccionados, preparados para lo peor y la visita guiada a velocidad de relámpago pareció mitigar la angustia que podríamos sentir. Pero la visita no terminó el día 1 de abril en aquel terrible lugar. A día de hoy, las imágenes vuelven a nuestra cabeza y el dolor y la impotencia se agarra a la garganta insistentemente. ¡No tengo palabras! Racionalmente no existe posibilidad de expresar una mínima parte del dolor que se puede sentir y presentir en aquel lugar.  Pensar que todos somos hombres y que fueron hombres los que idearon y pusieron en funcionamiento ese infierno me hiela la sangre. ¡No tengo palabras!, sólo pequeñas sensaciones que se imponen diariamente.
Un millón y medio de almas
bajo las piedras del silencio.
Listas infinitas, finitos
cuerpos trémulos de ojos huecos.

http://salamancartvaldia.es/not/42525/polonia-belleza-y-dolor-como-los-de-un-poema/



lunes, 28 de abril de 2014

AS ARTES ENTRE AS LETRAS, ARTÍCULO POR CORTESÍA DE JOAO RASTEIRO





Hace unos meses tuve el honor de presentar en Madrid la traducción de los poemas de Joao Rasteiro (poeta portugués y ya amigo) que hizo Xavier Frías para Lastura. Fue un placer entrar en la poesía de este genial habitante de Coimbra y compartir con él y con todos los asistentes a dicha presentación la magia de aquel momento. Es un lujo haberlo conocido y que sea ya, junto a Jorge Fragoso, uno de mis habitantes del lugar al que siempre quiero volver.
Joao Rasteiro, me ha sorprendido de verdad, la semana pasada, enviándome la presentación de su libro publicada en una revista literaria portuguesa: As Artes entre as letras. No sé cómo agradecer tantas atenciones conmigo. Lo que sí sé es que, cada día, tengo más necesidad de volver a esa ciudad en que viví un año tan especial y que ahora se llena de caras amigables, poetas amigables, sensaciones hermosas.
Gracias, Joao por este regalo. Gracias infinitas. Siempre regresaré a Coímbra.







martes, 15 de abril de 2014

Pablo Guerrero en Salamanca

Después de asistir a un Encuentro en PentaDama (Asociación que presido), tendré el honor de compartir, junto con otros tres amigos, (José González, Eva Cámara y Mónica Tranque) escenario con él.
Tuve la suerte de coincidir con él en algunas ocasiones y de conocer su generosidad y belleza humana. Hace unos años escribí este poema para el libro homenaje que mi querido Antonio Marín Albalate coordinó. Gracias Pablo, por tu generosidad para conmigo y con mi poesía. 

PABLO GUERRERO (De la caverna a la ternura)

Al borde de un cuerpo de bardo de alma y cielo
asomó una voz de aire, de mar y de tierra.

Apretaba en su bolsillo
una almohada de sueños mientras cantaba,
obligando a anidar una sorpresa
en mis oídos.

Una hiedra se creció desde sus pies
hasta mi cuerpo estremecido.
Me envolvió una melodía que nacía
de una caverna ronca y oscura ,
pariendo  una ternura de niños
en veranos de trigo y semilla.

Y las nubes que le llovieron en la cabeza
se convirtieron en palabras
cargadas de sal, de mar, de esperas,
en ese estío inicial en el que
oí como agitaba su mano de poesía.


Al borde de un escenario conocido y desnudo
asomó un ser de agua, cargado de dulzura y recuerdos.

Montserrat Villar González, Salamanca: 23 de noviembre de 2009


martes, 8 de abril de 2014

3x1

SUICIDIO
La mayor libertad
es el suicidio de este silencio,
este mundo con palabras
que no puedo modular.
Quiero desaparecerme de esta tortura,
gritar desde el infierno,
para que yo me oiga
que estoy viva.

[Tríptico de mármol]


ME ATAS

Mi alma pide que me yerga
y el cuerpo yerra en el intento
de levantar el peso
de la espiral en que te convoco
y te ausentas.

El círculo abre sus brazos
dejando escurrir mi cuerpo
hacia ángulos rectos
de un cuarto en el que, al fin,
te encuentro.

No estás allí,
donde los sueños duermen en silencio,
pero te alcanzo en esta realidad
que me sujeta.
Y tú… me atas a ella.

[Ternura incandescente]


TIERRA INVADIDA
Antes de advertirte entera
torturamos la simiente
que tu pecho ofrecía.

Hicimos llagas tus grietas
convirtiéndolas en grutas
inhabitadas.

Abrasamos las tormentas
diseñando calmas pétreas
que excusaban destructoras
mentiras.

Bombardeamos las cimas
que sombreaban soberbias
y domingos.

Acomodamos esteras
que facilitaran dormir
en tu regazo de arena.

Nos convertimos, al fin,
en invasores sin destino.

 [Tierra con nosotros]



UN GRAN MAESTRO

UN GRAN MAESTRO
UNA GRAN PERSONA

Tomando un café antes de empezar

Tomando un café antes de empezar

Presentación de Tríptico de mármol

Presentación de Tríptico de mármol
De camino a la Plaza Mayor

Los últimos consejos antes de entrar

Presentación de Tríptico de Mármol

¡Que buen público!

¡Que buen público!

Fernando Maés tocando Vacunas para la melancolía

Andrés Sudón tocando Palabras de Mármol

Una muy buena gente.

Una muy buena gente.

TODA LA FAMILIA,...